Arnold Schwarzenegger es sin duda un hombre de apellido impronunciable pero de una carrera plagada de éxitos de taquilla.

Mucha gente lo conoce sólo de esa faceta en la que como Conan, Terminator o tantos otros personajes ha reventado taquillas, sin embargo no todo ha sido fácil para él y es un claro ejemplo de superación personal.

En su juventud, este austriaco se dedicó al culturismo, deporte poco reconocido y mucho más en aquellos lejanos años. No contento con sus triunfos en Europa decidió emigrar a los USA para competir con los mejores, superando prejuicios  y consiguiendo hasta en 7 ocasiones el titulo de Mister Olimpia, el reconocimiento más importante dentro del culturismo profesional.

Ya como americano se enfrentó a dos problemas más para su salto al cine, su acento al hablar que le hacían muy reconocible como extranjero y sus dimensiones como hombre , también un handicap según los especialistas.

Bien, esa parte es la más conocida de todas, llegó a pulir su acento con trabajo y lo de su tamaño se convirtió en un plus que lo hacían especialmente indicado para un tipo de películas que triunfaron y encandilaron a varias generaciones haciendo de Arnold el actor mejor pagado de Hollywood durante muchos años.

Pero no acabó aquí su travesía por la superación, ya con su carrera de bajón decidió ser gobernador. Algo que por sus orígenes europeos junto a la dificultad de un apellido que nunca quiso cambiar parecían restarle muchas posibilidades. Una vez más Schwarzenegger demostró que con esfuerzo todo es posible y salió elegido gobernador.

La historia de este hombre es una muestra de tantas en las que la capacidad de superación, el deseo de triunfar y la voluntad de lograr los objetivos están por encima de las dificultades.

Recuerda siempre a Arnold Schwarzenegger cuando las cosas se tuerzan, el pudo con todo y nadie impide que TU lo hagas

#superación #éxito #esfuerzo #dedicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar